PORTADA IMPRESA
Edición Nº77
CONTENIDO
Galería de Fotos

Distintas Opiniones

Están de moda los carteles de las drogas

Por Agustin Guzman

Desde que el mundo es mundo existe gente mala y recordar todos los días las cosas horribles que hacen los malditos de las telenovelas… no ayuda de mucho a la gente. En la actualidad, disponemos de un menú con una gran variación de tópicos. Desde el señor de los cielos, Las muñecas de la mafia, la reina coronada, el cartel uno, el cartel dos, sin senos no hay paraíso, el mafioso, Rosario tijera y mucho… mucho más… y viene… más de lo mismo. El tema central de casi todas estas telenovelas es el mismo: ‘la buena vida’ que llevan todos aquellos que se involucran en el loco mundo de las drogas y el tráfico de estupefacientes. Aunque muchos alegan que tratan de mostrarles a los jovencitos ‘lo mal que les puede ir cuando se envuelven en este tipo de situaciones’, la verdad es que de paso, ellos también van viendo, que tienen muchos momentos donde lo pasan muy pero muy bien. Cuando los muchachitos ponen en una balanza y comparan la vida llena de escaseces que tienen y que ‘todos los días de sus vidas’ no lo pasan bien, sino cargados de necesidades, no dudan en ‘entender’ que si se esmeran, ponen cuidado para no cometer errores y se mezclan en ese mundo raro de violencia, sexo, drogas y delincuencia, pueden llegar a ocupar altos rangos dentro de las diferentes organizaciones y carteles de las drogas… y pasarlo muy bien. De igual manera con las jovencitas. Viven en familias disfuncionales, llenas de problemas y necesidades en una sociedad que les muestra lo fácil que es ser ‘las muñecas de los mafiosos’ y con ello, podrán vivir viajando, pasándola rico, con joyas, dinero, autos último modelo, ropa a más no poder, zapatos… eso al menos es lo que las chicas ven. Las adolescentes a los catorce, quince o dieciséis años, no entienden ningún tipo de mensajes de ‘lo malo y terrible’ que puede llegar a ser envolverse en ese tipo de mundo, sino más bien, que si ‘le tapan la cara con la almohada a algunos de los mafiosos’ por un ratito, mientras están en la cama con ellos, podrán disfrutar de toda una vida de lujo y confort. Ese es el mensaje que realmente ellas van a recoger. Lo más lamentable de todo esto, es que los medios que compran estas telenovelas para pasarlas por sus diferentes cadenas, saben que eso es lo que realmente va a ocurrir y por esa razón, las compran y reproducen en las pantallas chicas. Ojala que los padres se den cuenta del gran peligro que corren sus hijos al ver este tipo de novelas, porque detrás de cada una de ellas hay un mensaje subliminal y es nada más ni nada menos, que reclutar gente nueva, sangre joven para que esta inmensa bola de nieve siga creciendo y… no pare más. Por otro lado, los jovencitos miran para aprender, lo fácil que es conseguir una motocicleta… o una motora… una de esas que a ellos les gusta tanto. Y como si eso fuera poco, les entregan un arma para que se conviertan en sicarios y eso es… ¡Muy bueno! No hay que ir a la universidad ni nada de eso, para obtener un título como el de sicario. Es un trabajito suave: desde una motocicleta, se gatilla solo un disparo y luego… huyen. Muy sencillo y por esa sola acción, reciben grandes fajos de billetes con los cuales van a solucionar los problemas que tienen en su vida. Ese es el mensaje que tanto los jovencitos como las jovencitas, captan de este tipo de telenovelas. Espero que si las autoridades no toman medidas, al menos los padres, recobren el sentido común y tomen acciones y pongan a sus hijos e hijas, lejos de la televisión, cuando se trasmita ese tipo de programación.

 

ediciones anteriores

Envienos sus comentarios a: editor@realidadesonline.com

Quienes Somos     Suscríbase     Contactenos      Publicidad      Normas Legales

Copyright © 2006 - Luna Media Productions, LLC   ///   Todos los derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este web site sin autorización